29 de marzo de 2010

UNA BREVE AUTOBIOGRAFÍA...


Nací un lluvioso día del mes de Noviembre hace ya veintitantos años, y cayó tanta agua que la escena parecía sacada de algún texto bíblico. Desde entonces, cada año por esa fecha, alguien se empeña en intentar reproducir con exactitud aquel día, así que no olvides el paraguas si quieres venir a mi cumpleaños.

Pasé mi infancia y adolescencia llenando montones de hojas con garabatos y monigotes variados, como tantas otras personas de mi generación, influenciado sobre todo por Ibáñez y su Mortadelo (Filemón siempre me gustó menos), Dragon Ball y sus increíbles personajes, así como por la fantasía heroica del tipo “bárbaros-elfos-enanos”. Así, hasta que llegué a una conclusión: me gusta reír, hacer reír, y por tanto es en el humor dónde mejor me siento.

Ya en edad universitaria, decidí estudiar todas las manifestaciones artísticas posibles, y en cinco años me licencié en Historia del Arte. Es en esta época, y especialmente llegando a su fin, cuando me tomo el dibujo más en serio: empiezo a moverme por editoriales, medios de prensa, revistas amateur… En otras palabras, empiezo a enfocar esto de una forma más profesional. Y comienza mi famosa historia de amor con el Pentel Brush Pen.

Así, llegamos hasta la actualidad, donde me he “especializado” en el fascinante ámbito de la caricatura. Publico en fanzines, hago caricaturas en vivo, dibujo caricaturas en estudio y también colaboro con diarios nacionales. He roto con mi Pentel -ahora somos sólo amigos- para casarme con mi tableta gráfica.

Y por supuesto, esto no ha hecho más que empezar.